Para gustos hay colores y eso lo tienen muy claro las mentes creativas detrás de FGI interiosmo, una de las empresas de diseño de interiores más importantes del Gran Concepción.

Liderada por el reconocido arquitecto penquista Lorenzo Fluxá y sus socias, las tambien destacadas arquitectas especialistas en Interiorismo Carolina Germany y Javiera Illanes, en poco tiempo se han consolidado como líderes del área en la región gracias a la diversidad, heterogeneidad y calidad de sus proyectos.

Así dan cuenta Carolina y Javiera quienes recibieron a Revista Rúa Salón para contarnos sobre sus trabajos, las tendencias y las proyecciones de su empresa..

FGI es un estudio de diseño interior que se dedica a hacer proyectos de diferente índole, tanto para clientes particulares como para el rubro inmobiliario, ya sea habitacionales, institucionales, oficinas, servicios y todo lo que tenga relación con encargos a menor escala. Carolina y Javiera coincidieron trabajando con Lorenzo en su prestigiada oficina de arquitectos y en ese momento ellas desarrollaban básicamente proyectos inmobiliarios, sin embargo, cuando les comenzaron a llegar varios encargos relacionados con el área de interiorismo, fueron las jóvenes arquitectas quienes tomaron el timón de ese buque.

«Yo me hice cargo del desarrollo de todos los proyectos de interiorismo que llegaban a la oficina, luego se sumó Javiera que venía de estudiar un Master de diseño interior en Barcelona, España. La cantidad de encargos fue creciendo por lo que finalmente decidimos independizarnos y seguimos los tres como socios. Así creamos FGI, enfocándonos netamente en proyectos de interiorismo», comenta Carolina sobre el sueño que hoy ya es toda una realidad gracias a la calidad de su trabajo.

«Tratamos de hacer proyectos que no sigan una moda, porque quizás en un tiempo más eso te va a aburrir. Buscamos que sean proyectos un poco más atemporales y siempre basándose en las necesidades, gustos y hobbies del cliente y en el hacer que ellos puedan tener una mejor calidad de vida gracias al proyecto», agrega Carolina.

A la hora de definir su estilo cuando enfrentan un proyecto de interiorismo, las mujeres tras FGI son más que claras y descartan los estereotipos.

«No nos gusta encasillarnos en un tipo de proyecto o con un sello o estilo en particular porque preferimos enfocarnos en los clientes. Cada persona o empresa llega con un encargo y necesidades diferentes que nos obliga a darle un sello distinto a ese proyecto, entonces finalmente el sello lo da el propio cliente y eso es lo más importante», indica Javiera.

EL PROCESO CREATIVO

En FGI todo parte con una larga y distendida conversación con los clientes. En esa entrevista se busca no sólo definir el proyecto a realizar sino que conocer a fondo a los involucrados, sus gustos, necesidades y hobbies para darle identidad propia al espacio a desarrollar.

«Hay un proceso en que hay mucha conversación, los bombardeamos con preguntas, para empezar a tener un feedback de cómo habitan el espacio, qué es lo que les gusta, sus prioridades. Primero trabajamos con imágenes referenciales de acuerdo a lo que pensamos que le gustaría al cliente, teniendo como contexto estas conversaciones previas. En base a eso ya se trabaja el diseño propiamente tal y se hace el modelo 3D o moodboard, según sea el caso. Luego se revisan las tendencias, los materiales disponibles, presentamos las muestras de las alternativas a los clientes, el tema del mobiliario y otros detalles y ya se comienza a dar forma al proyecto», cuenta Javiera.

FGI abarca todo tipo de proyectos que tengan relación con el diseño interior, es decir proyectos particulares, donde llegan personas que buscan hacer algo en sus casas como decorarlas, construir un quincho, remodelar la cocina o baños y también proyectos institucionales o para empresas y retail. Esos diseños pueden ir desde decoración pura, donde el espacio ya está armado y sólo se busca renovar los muebles, textiles y cosas de menor orden, o también puede ser un proyecto que necesita ser diseñado desde cero, ahí es donde mezclan el interiorismo con la arquitectura, es decir realizan proyectos de interiorismo integral.

Cabe destacar que la decoración va ligada al mobiliario que uno puede poner y sacar y a los objetos decorativos que van a estar en el espacio, mientras que el interiorismo es un concepto más profundo, ya que implica por ejemplo la elección de revestimientos, paleta de colores, pavimentos, el estudio de la funcionalidad de los elementos en el espacio y la iluminación, en el fondo la generación de ambientes interiores.

«Ofrecemos un servicio super integral, ya que además del diseño y la decoración, también entregamos la posibilidad de construir el proyecto con nosotros, ya que contamos con un equipo de constructores, maestros y mueblistas, todos de confianza y con experiencia. Nos encanta diseñar muebles en obra, porque es una manera de personalizar cada proyecto, es algo único e irrepetible y nos gusta diferenciar cada proyecto y no seguir repitiendo algo simplemente porque funcionó bien una vez, la idea es que cada proyecto sea distinto», aseguran las socias.

Por otra parte, nos revelan que trabajan con todo tipo de clientes y un amplio rango de presupuestos.

«De repente la gente tiene la idea de que para contratar a un interiorista uno tiene que ser millonario y la verdad es que no es tan así porque nosotras también nos vamos ajustando al presupuesto que tiene cada persona. Eso también es parte de la conversación que tenemos con el cliente cuando llegan con la idea, cuál es el presupuesto y qué tienen en mente para priorizar y diseñar algo aterrizado a lo que puede y quiere gastar», señala Javiera.

«Un plus nuestro es preocuparnos de la parte presupuestaria, cuidarle un poco el bolsillo a los clientes dentro de lo posible, que nos permita crear un proyecto bonito, funcional y de buena calidad pero no a precios que sean una locura», complementa Carolina. “Eso también es un desafío para nosotras, nos obliga a estar constantemente buscando soluciones creativas y económicas”.

SUEÑOS Y PROYECCIONES

FGI ya se ha posicionado en el gran Concepción y es de ahí que la próxima gran meta de estas arquitectas sea salir de esta zona de confort.

«Queremos seguir creciendo, consolidando nuestro equipo y posicionarnos como el estudio de interiorismo más importante de Concepción. También nos gustaría seguir desarrollando proyectos fuera de la región, nos hemos dado cuenta que hay mucha demanda en los alrededores y ese es nuestro desafío más importante para este 2022, crecer para tratar de darle cabida a todos esos proyectos», explican.

«Además queremos lograr que se visibilice el interiorismo que se hace acá en regiones porque a veces uno siente que todo pasa en Santiago, se cree que todos los buenos interioristas están allá, pero acá se están haciendo cosas de muy buena calidad», concluyen las mentes creativas tras FGI.

Descubre algunos de sus proyectos en la edición digital de Revista Rúa Salón

También puedes visitar su Instagram fgi_interiorismo para conocer más de su trabajo

Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *