De profesión diseñadora de ambientes y objetos, desde su tiempo como estudiante en la Universidad del Desarrollo, Catalina Millán siempre se interesó más por el diseño de objetos y la creación de productos.

«Para mi el amor por el diseño nace en la observación del proceso y el resultado final en como termina siendo un producto funcional», apunta la emergente diseñadora que se dio un tiempo para contestar las preguntas de Rúa Salón con respecto a su emprendimiento, Diseña.Té, un proyecto que busca rescatar y revalorizar las piezas enlozadas que tantos recuerdos de infancia traen a muchos.

«DiseñaTé comenzó como una búsqueda de compatibilizar la crianza y el trabajo. Quería estar con mi hijo 100% y comencé ilustrando tazas de loza, hasta que descubrí el enlozado, sus propiedades y los recuerdos que evocan en las personas.

El enlozado es una pieza antigua y casi olvidada como objeto cotidiano. Catalina se encantó con estos objetos al descubrir que cada vez que la gente se encuentra con ellos, recuerda muchas cosas de su infancia , como cuando la abuelita les servía leche o el ulpo en los tachos, sus vacaciones en el campo o el camping en familia, etc.

«Son añoranzas de las personas que se ven reflejadas a la hora de adquirir un objeto enlozado, y mis ilustraciones contemporáneas y coloridas los llevan a desear más , no solo una pieza sino que aveces un juego completo, teteras , ollas , mates , entre otros, por lo que rescatarlos para mi, es revivir los recuerdos de las personas «, cuenta Cata.

En breve, el enlozado es una pieza metálica con una cubierta de esmalte vítreo. La creadora nos afirma que este esmalte tiene muchas propiedades positivas a la hora de cocinar, como que no genera hongos ni almacena bacterias ,tiene mayor durabilidad y es muy fácil de limpiar.

«Yo intervengo este esmalte al ilustrar encima con pinturas horneables, esto quiere decir que las pinto completamente a mano , espero que se seque por 24hrs y luego se va a un horno para que esta pintura se pueda sellar y adherir completamente al esmalte», revela.

Un año antes de la pandemia Catalina Millán ganó un capital abeja emprende de Sercotec, con él pretendía hacer crecer DiseñaTé y crear sus propios enlozados para poder innovar en la forma y producción, pero la crisis sanitaria y un cambio de ciudad, desde Santiago a Concepción, ha hecho complejo completar el proyecto, sin embargo eso no la frena en lo absoluto.

«Hoy estoy en la tienda Hecho en Conce, participo activamente de ferias y exposiciones y vendo mis productos de manera online por encargos. Además saqué una nueva línea diferente a los enlozados que son productos de terrazzo , como bandejas, platos y maceteros, entre otros, esto bajo la marca de Diseña.Té pero apostando a objetos complementarios que decoran el hogar», cierra la diseñadora que da nueva vida a esos recuerdos de infancia.

Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *