Tras titularse de diseñadora de interior y equipamiento Paulina Peña, decidió meterse de lleno en el mundo del paisajismo y el diseño de exteriores. Atraída desde siempre por las plantas y espacios abiertos, cursó el diplomado de diseño en paisajes de la Pontificia Universidad Católica de Chile y posteriormente un magister en Arquitectura en Paisaje.

«Cuando tomé el diplomado empecé a darme cuenta que todos los proyectos que había hecho en mi vida universitaria tenían relación con plantas y mi casa estaba llena de ellas entonces fue como puede ser que esto me guste y me encantó. Pronto empecé a trabajar en la oficina de paisajismo de Carola Page en Santiago, por unos 5 años, ahí aprendí un montón, fue una buena escuela en conjunto a otros cursos que fui haciendo», cuenta sobre sus inicios en este fascinante mundo, que pronto tendría un nuevo giro.

Con la pandemia su marido quedó sin trabajo y decidieron trasladarse a Concepción por temas familiares y así empezó un nuevo camino.

«La familia de mi esposo vive en Concepción así que nos mudamos desde Santiago, yo de todas formas quería salir de la capital sí o sí, necesitaba cambiar de aire, vivir en otro ritmo. En modo pandemia empezamos a ver qué podíamos hacer y llegamos al paisajismo y nos dimos cuenta que en la ciudad había un buen nicho para el área y de a poco nos hemos ido insertando en el mercado», cuenta Paulina sobre cómo nació Punto Paisajismo, su oficina de diseño que está rápidamente creciendo en la región del Bío Bío.

Su principal foco tiene que ver con el diseño y desarrollo de jardines y explica que cualquier tamaño se puede trabajar de buena manera.

«Si  tiene un jardín de dos por dos, el cliente puede pensar que se pueden tener sólo plantas, pero en realidad en ese espacio uno puede hacer circulaciones, una terraza, entre otras cosas. El diseño te da eso, trabajar distintas áreas, distintos programas y así se le puede dar otros usos al jardín», comenta.

«Otra cosa es la elección de las plantas, los jardineros también saben mucho de plantas y también he aprendido mucho de ellos, pero a veces, se seleccionan plantas que son muy bonitas pero tienen ciertas complicaciones, necesitan mucha agua, o les afecta el sol o la lluvia, por ejemplo en Concepción el tema del viento y la lluvia es un factor súper importante. Nosotros en general usamos plantas que requieren baja mantención y poco requerimiento hídrico, por eso combinamos harto con áridos, suculentas o cubre suelos que mantengan la humedad en la tierra, así, sobre todo en el verano no hay que estar todos los días regando», agrega la especialista.

En gustos no hay nada escrito, pero, según apunta Paulina,  es importante tener claro lo que uno quiere para ir seleccionando qué plantas y elementos colocar, dependiendo de los colores, las combinaciones o las estacionalidades, entre otros elementos.

Aunque sus principales clientes en el área del diseño son casas residenciales, también han realizado departamentos donde utilizan jardineras para generar cercos vivos para la privacidad por ejemplo, o también proyectos de mayor envergadura como un Spa en Arauco y algunas parcelas de agrado en la región del Bío Bío.

Pero, además de los proyectos de paisajismo ofrecen mantenciones y ese es un valor agregado, ya que no muchos profesionales del área entregan este servicio y por ende el jardín que partió como una maravilla termina siendo una verdadera selva de malezas.

«Me encanta meterme, sacar maleza, plantar y todo eso, y trato de siempre hacer yo las cosas, con Simón (su marido). Él ve todo lo que se hace con la maquinaria y yo veo todos los detalles, desde plantar alguna flor hasta darle forma a los arbustos. Son cosas que parecen triviales, pero darle mantención al jardín es fundamental» dice la emprendedora que ganó un fondo de Sercotec precisamente para potenciar esta área de su estudio de paisajismo.

SUSTENTABILIDAD Y DISEÑO

El tema del paisaje eco sistémico o sustentable está muy en boga hoy por hoy y considerando las condiciones climáticas son muy pocos quienes exigen un jardín o patio sólo con pasto y se están utilizando alternativas que requieran menor mantención y especialmente menor  requerimiento de agua.

«Estamos usando más áridos, pavimentos, plantas y cubre suelos que no necesitan tanta agua y que al mismo tiempo mantienen la humedad. Para los que gustan del verde que entrega el pasto hay alternativas más sustentables e igual de hermosas, los mismos cubresuelos aguantan cierto tráfico moderado y también está la alternativa del pasto sintético, que actualmente se encuentran varios de excelente calidad», apunta.

«Desde mi visión de paisajista la mantención es fundamental, el jardín es una inversión que haces en tu casa y por ende hay que cuidarlo. Hay que sacar maleza, estar cortando el pasto, podar los arbustos y los mismos árboles y con eso va manteniendo la forma que diseñaste para ese jardín y al mismo tiempo se puede ir controlando y experimentando con comportamientos de cada planta, porque la teoría aguanta todo, pero las condiciones cambian y son seres vivos que hay que observar porque se pueden ir dando de forma diferente. Por lo mismo hay formas y momentos para podar, hay que saber dónde cortar, cuando plantar, etc. Uno tiene que saber con lo que está trabajando», agrega.

De acuerdo a su experiencia, lo más sano es hacer mantenciones una vez al mes, por lo menos, dependiendo del jardín.

«Si es necesario usar químicos, hay que tener mucho cuidado porque un mata maleza por ejemplo, puede matar todo. Hay herbicidas que atacan a sólo ciertos tipos de maleza y podrían ser una buena herramienta, pero sigue siendo una arma de doble filo. Para nosotros no es la solución, y además son elementos pocos amigables con el medio ambiente.

Otro tema que es importante para ella es el tema del uso de especies nativas, por su misma adaptabilidad al terreno suele requerir menor recurso hídrico y al mismo tiempo menores mantenciones.

«La planta nativa te ayuda al tema del agua, en las jardineras de mi departamento, por ejemplo,  tengo un 90% de plantas nativas y aguantan el invierno solas y verdes. De repente uno usa plantas muy bonitas que son exóticas, pero a veces las plantas nativas que solas no es tan atractivas van con  diseño y pueden quedar hermosas. Creo que hay que cambiar un poco la visión de  que la planta nativa es fea, porque es hermosa y combinada y diseñada queda maravilloso. La invasora va a crecer más, te va a pedir más agua y va a terminar comiéndose todo», asegura la paisajista que busca darle una mano a tu jardín y al mismo tiempo al planeta.

Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *