La viñamarina Patricia Rodríguez Fabres tiene 30 años,  es Arquitecta de profesión y  actualmente cursa un Master en interiorismo en la Escuela ESNE de Madrid. Su viaje hacia el diseño comienza de una forma poco esperada. Recién egresada como arquitecta comienza a trabajar en el área de las viviendas sociales, en donde participa en proyectos de reconstrucción de viviendas afectadas  por uno de los mega incendios que ocurrieron en Valparaíso.

“Estuve  casi dos años trabajando  en el área  de las viviendas sociales, tiempo en el cual aprendí lo importante que es el interiorismo para una vivienda. Luego de eso colabore en hacer unos render en un pequeño proyecto de remodelación de una cocina, ese fue mi primer acercamiento a lo que me dedico ahora. Ahí comencé como socia de una pequeña empresa que nos dedicamos a remodelar cocinas y baños. Luego de un año y medio me independicé y formé mi propio estudio de remodelaciones, diseño de interiores e interiorismo. Han pasado cuatro años y poco a poco he ido incorporando cada vez más el diseño de interiores. El interiorismo nunca fue mi norte, nunca me lo imaginé, nunca me lo planteé siquiera, pero desde que lo hago me encanta, no es solo un trabajo, es con lo que disfruto mi día a día”, relata Patricia.

Hoy desde Madrid  la joven sigue trabajando para Chile con sus tres emprendimientos: PR estudio– su oficina de interiorismo y remodelaciones-, Fabres Mueblería – que fabrica todos los muebles para sus proyectos y para otras oficinas de interiorismo- y MilMurales, un emprendimiento que nació de su porfía y gran imaginación y que hoy es su proyecto favorito.

“MilMurales nace porque en la medida que me fui interiorizando en el tema del diseño empecé a ocupar papeles murales y siendo de Viña del Mar era difícil encontrar los diseños que buscaba, todo está súper centralizado en Santiago y por eso decidí tomar las riendas de lo que quería diseñar, de los diseños que quería tener y me lancé con la fábrica de papel. Pero en realidad fue un impulso, una locura que se me ocurrió un día, mientras montábamos un papel le dije al instalador, ‘¿qué pasa si pongo mi propia  fábrica de papel mural?’ y el me respondió ‘ay, tú y tus ideas’… después de un año era una realidad”, dice con orgullo.

MilMurales trabaja con papeles que lucen textura de lino y que tienen una capa vinílica que permite limpiar fácilmente el papel sin abrasivos. Son láminas de fácil instalación y sin pegamento incorporado. Patricia y su equipo prestan el servicio de instalación en la Quinta Región, la Región Metropolitana y ahora acaban de incorporar la Octava  región, pero además cotiza para grandes proyectos en otros puntos del país.

Más allá de las características técnicas de alta gama del papel, el principal valor agregado de MilMurales está en su diseño y servicio.

“Trabajamos con diseños de ilustradores nacionales e internacionales  y en marzo lanzaremos diseños propios de nuestro estudio. También creamos y llevamos al papel diseños exclusivos que son ideas de nuestros clientes. Nos llamamos MilMurales porque buscamos tener una gran variedad de diseños y estilos para poder abarcar un amplio abanico de gustos y clientes. La idea es que la gente pueda lograr cambios importantes, impactantes con algo como el papel mural que es fácil de instalar, que requiere de poco tiempo, que no genera suciedad y que si sientes que cumplió un ciclo ese diseño o quieres nuevamente dar un cambio en la decoración, simplemente puedes sacarlo sin mayor problema”, comenta la arquitecta.

Actualmente tiene una serie de colecciones que incluyen tópicos como deportes, arte, fibras naturales, flores, mapas, paisajes, entre otros, pero también crea soluciones a la medida para cada cliente.

“Tratamos de ajustar todo al cliente, por ejemplo si le gusta un diseño pero un color no lo convence se puede ajustar. También realizamos algunos pedidos especiales para clientes que nos envían referentes que han visto en pinterest o en otros países y tratamos de crear algo en el mismo estilo pero con autenticidad de MilMurales. Nuestro sello es tener una amplia variedad de diseños, ajustarnos siempre a las necesidades de los clientes y asesorarlos en sus elecciones,  la idea es estar disponibles para ellos, prestar un servicio muy personalizado, hacer más fácil su elección de un papel mural, tener una comunicación de tú a tú con ellos y no simplemente vender un papel en una vitrina”, explica Patricia.

“Hay veces que gente me dice que le gusta tal papel y luego me muestran el espacio que quieren intervenir y me doy cuenta que no tiene nada que ver con lo que están eligiendo y en esos casos aunque se me pueda caer la venta prefiero ofrecer y vender algo que realmente vaya a funcionar, que vaya a quedar bien, que les guste, que a medida que el tiempo pase y vivan con el papel no les aburra o no se arrepientan. Con el cuidado de no entrometerme mucho en el gusto de los clientes, de guiar y dar una asesoría para que cada cliente se sienta a gusto con su papel”, agrega.

Hoy por hoy MilMurales cuenta con más de 500 diseños estandarizados que pueden revisar en sus redes sociales y en su sitio web www.milmurales.cl, este proyecto a igual que los otros dos ya son parte de la vida de Patricia, la arquitecta que descubrió el mundo del interiorismo, un mundo del cual se enamoró.

“Mi papá es constructor así que desde niña estaba metida en las obras y todo. Creo que por eso me decidí por estudiar arquitectura, pero cuando entré a la carrera jamás imaginé dedicarme a las remodelaciones, menos al interiorismo, pero estoy más que feliz de haber encontrado este camino”.

Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *