Desde pequeña sintió una intensa conexión con las plantas, con la naturaleza e hizo de eso gran parte de su vida. Katherine Heidecker se ha transformado en todo un fenómeno del paisajismo nacional con diseños de alto impacto y con un respeto notable por los recursos hídricos y principalmente por los paisajes y formas que rodean sus jardines.

En conversación con Rúa Salón la paisajista del momento nos cuenta sobre sus sueños, motivaciones y su forma de ver su especialidad.

“De chica siempre tuve esa conexión intensa con la naturaleza, con las plantas. Mi juego de niña era estar en el jardín. De más grande me empecé a interesar por el diseño y me di cuenta de que el paisajismo era la combinación perfecta de diseño y naturaleza, así que empecé a estudiar directamente paisajismo, la carrera de arquitectura del paisaje en Inacap”, cuenta.

Estudió durante cuatro años en los que se enamoró de la carrera, de cada uno de los ramos, en una experiencia que recuerda con mucho amor. Tras hacer su práctica en la municipalidad de Vitacura y titularse Katherine comenzó su vida laboral de frentón.

“Trabajé durante ocho años con Carol Krämer y Macarena Zanetta, que fueron mis maestras básicamente. Con Karol aprendí de diseño, a respetar el paisaje, cómo crear atmosferas especiales en cada jardín y con Maca, aprendí muchísimo sobre cómo mantener áreas verdes, de botánica, especies, cómo cuidar las plantas en el día a día”, dice en entusiasmo.

El tiempo paso y llegó el momento de dar el salto hacia la independencia. En el 2018 formó su propia oficina de paisajismo que hoy es una de las más importantes de la capital.

“Fue un proceso muy intenso, rápido, decidí irme porque tenía otras inquietudes, quería otros desafíos, quería empezar a desarrollar mis propios proyectos y partí con algunos proyectos con inmobiliarias hasta que llegué hasta lo que ha sido uno de mis proyectos más grandes que son los jardines de la Clínica Alemana de Chicureo, que son alrededor de 20 mil metros cuadrados de áreas exteriores y fue increíble porque confiaron en mí para hacer el diseño de estos jardines que están súper enfocados al uso de especies de bajo requerimiento hídrico, en general nativas o de buena adaptación, con un manejo de niveles muy interesante y una cantidad de elementos muy desafiantes. Al mismo tiempo también continué desarrollando jardines en casas particulares, además de proyectos para centros comerciales y empresas inmobiliarias”, señala la arquitecta de paisajes.

EN ARMONÍA CON EL PAISAJE

Si algo se refleja en los trabajos de Katherine es un marcado respeto por el entorno en el cual se emplazan. Sus jardines terminan fundiéndose con el paisaje y en definitiva haciendose uno con su entorno, una de las máximas tradicionales de este arte.

“Mi enfoque en los jardines desde el más chiquitito hasta parques es primero que nada evaluar el entorno, ver dónde estoy situada, es muy distinto un jardín en Santiago que en el norte o en el sur. Respeto mucho el paisaje existente, como explicaba Óscar Prager, la idea es que ojalá los jardines se fundieran en el horizonte, que en vez de ser un capricho del diseñador sea realmente una expresión de la naturaleza que existe en el lugar, evidentemente incorporando el diseño, la modernidad, los elementos constructivos pero con la mente siempre puesta en ser parte del paisaje global, formar parte de la identidad del lugar”, comenta la especialista.

Por otra parte, muy en línea con los enfoques actuales, esta profesional de los paisajes se enfoca en el uso de especies de poco requerimiento hídrico, que es prácticamente una necesidad hoy por hoy en la zona central por el cambio climático y la manera en que las condiciones del desierto se han ido apoderando de de estos territorios con el pasar de los años.

“En general puedo decir que mis diseños y jardines son bastante diversos, pues depende de lo que pida cada lugar. Yo jamás podría diseñar un jardín sin haberme parado en el lugar, no me resultaría, tengo que estar ahí, es algo muy desde la guata, es como ver qué siento, cómo es el aire, cuales son las vistas, qué hay alrededor, si hay edificios, si hay una montaña, si tiene agua, una calle, ver si es una casa, un edificio, en fin, cuales son los fines del sector”, dice.

“Tengo que ver las necesidades, si es una casa por ejemplo, es súper importante también conversar y conocer a los dueños, ver cómo es su forma de vivir, su forma de moverse en el jardín, cuáles son sus necesidades. Una vez hecho ese proceso empiezo a hacer zonificaciones generales, determinar cómo se van a utilizar estos espacios. Después vienen los temas de diseño, en general soy bien cuadrada, me acomodan mucho la líneas rectas, no sé por qué, y suelto los jardines más con las especies, pero en general si analizo, si veo mis proyectos, son bastante rectos, quizás es un tema de uso de los espacios o de orden”, agrega.

Una vez teniendo el anteproyecto, las bases de la construcción y las condiciones técnicas del terreno, se enfoca de lleno en la especificación vegetal, es decir, qué tipo de asociaciones se utilizarán, en relación a parámetros como la altura, los colores y texturas, pero también a las condiciones climatológicas porque, por ejemplo, tres grados de diferencia en la temperatura promedio pueden marcar una gran distancia en el comportamiento de una especie.

JARDINES INTERIORES

Hoy por hoy existe una tremenda necesidad de incorporar elementos naturales en cada proyecto arquitectónico, algo que Katherine explica de manera intensa.

“ Hay una moda, un boom en este campo que me fascina, y siento que tiene que ver con la necesidad de acercarse a la naturaleza, de salir, de sentir nuevamente eso de lo cual por tantos años hemos estado alejados. Es incoporar a los proyectos no sólo las plantas o jardines interiores pero también se trata de la luz natural y tener un aire distinto en tu casa, de reconectarte a lo esencial”.

“Un jardín interior es súper diferente, hay que evaluar la arquitectura del lugar, el espacio, el tipo de luz que tiene. Los patios interiores pasan a ser una escultura dentro de la casa y es mucho también de decoración, en los patios interiores trato siempre de poner elementos decorativos como platos de agua, fuentes, cubos de hormigón o esculturas. Los jardines interiores suelen ser lugares para observar, espacios decorativos, pero la idea es integral un poco la naturaleza a la arquitectura del lugar”, agrega.

Finalmente Katherine Heidecker, la paisajista que ha logrado conectar su espíritu y amor por la naturaleza con su trabajo de ensueño, señala que,” la idea, ya sea un jardín interior, una entrada o un gigantesco patio, es crear espacios que generen emociones y estimulen todos los sentidos de cada persona que viva el lugar. Trabajo mucho, pero me encanta lo que hago, me siento una afortunada, en general ha sido un camino súper intenso, pero lleno de gozo y satisfacciones”.

Paisajismo Clínica Alemana La Dehesa, Vacunatorio

Este jardín se ubica en el acceso principal de la clínica. El encargo fue rediseñar los casi 3.000 m2 de pasto por un jardín de bajo consumo hídrico, esto en el contexto de racionamiento del agua en el año 2022.

El uso o la vocación de este lugar era la que tiene hoy, una gran circulación o conjunto de sederos que convergen en diferentes zonas de la clínica.

“Lo primero fue, literal sentarme a observar cómo se movía la gente en distintas horas del día (me sentaba horas sólo a mirar). En base a esto se generaron los ejes principales de esta plaza y se usaron líneas rectas para seguir un mismo lenguaje con de la arquitectura”, comenta la paisajista.

Se trabajaron los niveles, generando zonas con pendiente mínima para que todos tengan accesibilidad y otras zonas con gradas. Se pensó en vegetación totalmente resistente y de bajo requerimiento hídrico.

Este jardín ya tiene dos años, y el último verano se regó sólo 3 veces por semana.

Paisajismo La Dehesa, Patio interior

Este jardín interior también tiene un gran patio duro (el piso era losa) en cual se generaron senderos con pastelones de hormigón se incorporaron maceteros de fibra de vidrio y greda y durmientes como asientos.

“En general me encanta hacer patios interiores, creo que es un tipo de jardín muy distinto, muy de detalle, arquitectónico y escultural. En general son espacios sólo para contemplar, por lo que uno puede jugar más con los elementos y la vegetación”, apunta Katherine.

Paisajismo Clínica Alemana Chicureo

Este jardín se ubica en Chicureo, en una zona en desarrollo, muy caloroso en verano y frío en invierno. En el terreno existían o quedaron sólo algunos espinos, pero no había más árboles o vegetación. Por esto lo primero que se debía resolver era aumentar considerablemente la cobertura vegetal. Crear un “oasis” dentro de este paisaje casi desértico.

Se utilizaron especies de bajo consumo hídrico, asociaciones que aseguren el color y destaquen el cambio de estaciones, generando un dinamismo interesante durante todo el año, además de grandes zonas para recorrer y descansar.

Algunas de las especies utilizadas en el proyecto fueron quillay, peumo, maitén, algarrobo blanco, ceratonia, jacaranda, bacaris cóncavo, rhus, escalonia rubra, salvias, sisyrinchium macrocephalum, poa iridifolia, stipa gigantea, entre otras.

Lee también

1 comentario

  1. Precioso tu paisajismo, lo gozo en nuestras visitas a la CA. Felicitaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *