El Arquitecto Rodrigo Castro siempre sintió una conexión con el arte y la estética y hoy desde su lugar como director y fundador del estudio Casa Roca puede dar rienda suelta a esa creativadad que lo define.

Esta oficina de arquitectura e interiorismo con base en la quinta región se ha hecho de un nombre gracias a diseño sinceros y cercanos que reflejan la búsqueda de su creador desde muy temprana edad.

“Desde chico sentí una cierta sensibilidad artística y sentía que debía estudiar algo relacionado con aquello, sin tener mucha idea. Cuando niño hacía también maquetas para jugar, ese tipo de cosa, siempre me gustó el lado más estético. Siempre soñé con ser decorador de interiores, de pequeño cambiaba las cosas de lugar en mi pieza, los colores por temporada, ensayaba con muebles viejos en las habitaciones de invitados, ambientaba mi pieza, todo de manera innata, pero por circunstancias y decisiones familiares, me empecé a interiorizar en la arquitectura y cuando salí del colegio me fui de Santiago a estudiar a la UNAB en Viña del Mar”, recuerda Rodrigo, sobre sus primeros años alejado de su natal Santiago.

“Ahora más maduro siento que el irme a Viña tuvo que ver con un proceso de autoconocimiento, de encontrarme, de saber qué era lo que realmente quería hacer con mi vida, sin estar bajo el alero familiar. También había un tema de la búsqueda de identidad personal, necesitaba renacer en otro lugar, partir de cero, lejos de los problemas de la adolescencia. Fui evolucionando y estudié arquitectura sabiendo que en algún momento tenía que llegar al diseño interior y finalmente siento que así fue mejor, pues me abrió muchas más ventanas y eso me permitió especializarme ya más tarde en el interiorismo”, agrega.

Tras titularse probó primero en al área del diseño y construcción de viviendas unifamiliares, cosas que no lo llenó por completo, por lo que posteriormente y tras realizar una especialización en tasación comercial, incursionó, con gran éxito, en el sector inmobiliario, experiencia que finalmente le hizo dar el salto hacia la independencia y de esa forma a concretar su tan anhelado sueño.

“Mi último trabajo como dependiente fue en el área de compra, venta y decoración de una inmobiliaria importante en Concón. Era el único arquitecto de la oficina, cerré negocios importantes e instalé nuevas áreas de negocio. Me di cuenta que las cosas que proponía resultaban, maquillamos casas para venderlas mejor, vendí proyectos a compañías extranjeras, etc. y todo lo hacía yo solo, con el respaldo de una marca, pero en el fondo era el único especialista y lo hacía solo. Finalmente, y tras un año renuncié y en 2017 me lancé con mi oficina casa roca. Renuncié en noviembre y una semana después ya tenía mi primer proyecto solo y no paré más”, señala con gran satisfacción.

CASA ROCA

Los diseños de Casa Roca están marcados por una inspiración estilística de líneas simples, de carácter limpio, donde todos los elementos son protagonistas, pero ninguno destaca más que el otro, sino que se complementan, generando composiciones armónicas y luminosas.

Diseñamos en bases neutras, pero generamos diferencias y toques a través de las texturas, más que a través del color, siento que la textura nos aporta más, y te permite experimentar. También hacemos algunas cosas que algunos considerarían poco ortodoxas como usar griferías de cocina en el baño, mosaicos de piscina en un quincho o piso en el muro, ser flexible y jugar abre muchas posibilidades.

Sin embargo, los proyectos de Rodrigo y su equipo también se caracterizan por poner el alma de sus propietarios a la vista, esto a través de generar relaciones cercanas y confianzas.

“Nosotros no vendemos un producto, vendemos confianza. Por eso, tenemos que ser transparentes y cercanos a los clientes. Me preocupo de cada detalle, cómo viven, qué hacen, qué les gusta, por qué tienen una u otra decoración, qué les molesta. Creo que esa cercanía es la que nos hace diferentes, somos como un estudio de interiores boutique, nosotros estamos ahí, dispuestos siempre y con las ganas de que cada proyecto no sólo sea bonito sino que funcional y que sea un reflejo de las personas que van a habitar ese espacio”, comenta Castro.

El equipo de Casa Roca está conformado por su fundador y director creativo, Rodrigo Castro, además del director de proyectos y líder de área de retail Hernán Correa y Ángela de Prada encargada del área de dibujo y ejecución de planos, planificación, maquetas 3d y BIM. Además, tienen un amplio grupo de colaboradores, como renderistas mueblistas, constructoras y otros especialistas, que suman dependiendo de cada proyecto.

Es esta misma línea se puede concluir que Casa Roca proyecta pensando en el uso personalizado de cada espacio.

“No sé si soy eclético, pero no me gusta estar casado con un solo estilo, creo que tenemos una esencia como oficina, pero eso es sólo un 50% y la otra mitad tiene que ver con la interacción y los gustos de cada cliente o de los usuarios que van a visitar el espacio”, explica Rodrigo.

Casa Roca actualmente ofrece un amplio abanico de servicios de diseño que van desde la proyección de Cocinas, quinchos y baños hasta remodelaciones de casa, diseños de ampliaciones para que queden armónicas, decoración- ya que también realizan intervenciones que no requieren cambios estructurales- y asesorías personalizadas. Por otra parte, aunque no construyen directamente, sí supervisan el desarrollo de cada proyecto de manera íntegra.

“Yo diseño pensando como si cada proyecto fuera para mí. me gusta que los clientes sientan que vibro con cada diseño, con cada proyecto, porque pienso que ellos también podrán disfrutar ese espacio hecho a su medida. Finalmente ser cercanos y ponernos en la piel de cada cliente en sus diversidades y distintas escalas es lo que ha marcado la diferencia y nos ha impulsado a crecer”, añade el arquitecto.

ÁREA COMERCIAL

Este crecimiento tiene que ver también con que han logrado trasladar el mismo tipo de experiencia al sector del interiorismo comercial, generando tiendas y negocios con una estética marcado por acentos acogedores que marcan la diferencia más allá de lo puramente estético.

Quizás su gran triunfo al día de hoy es el trabajo realizado con Viajes Falabella y Despegar empresas con la cuales han generado un vínculo importante y showrooms que realmente han dado un giro al sentido en que se entienden estos espacios en el retail.

“Estamos trabajando hace más de un año con el rediseño de todas las tiendas Viajes Falabella en Chile, Colombia y Perú y con las de Despegar en Argentina. Eso nos permitió abrimos un nicho en el área de retail que ha sido súper interesante”, nos cuenta Castro.

Viajes Falabella buscó crear un nuevo concepto en todo sentido, lo que incluyó también la renovación y rediseño de las tiendas existentes y la instalación de varios puntos Stand Alone. Rodrigo postuló su proyecto y venció, desde entonces ha continuado trabajando con la importante empresa de viajes.

“Nuestra apuesta fue dar un look habitacional a las tiendas, con el fin de acercar al público, que es un público clase media-alta, pero no ABC1. No queríamos que las personas se sintieran intimidadas al entrar a la tienda, por lo tanto no podía ser algo tan lujoso, pero sí muy acogedor, ese es el concepto. La idea entonces fue dar un look mucho más acogedor y dar un toque habitacional a la estética del retail, buscar la forma de ablandar esa estética y flexibilizar la rigidez del retail, ese era el primer desafío y creo que lo logramos”, dice con orgullo el fundador de Casa Roca.

En este sentido Lo primero que hicieron fue cambiar todos los escritorios por mesas circulares de diseño exclusivo y agregar poltronas de atención en lugar de sillas, para que los clientes se sintieran como en el living de su casa. El mismo objetivo se buscó al instalar áreas de café, vegetación, elementos de madera, sofás de espera y mesas de centro.

“En el fondo transformamos las tiendas en un living, y eso creo que funcionó mucho, le dio mucha cercanía y ha funcionado muy bien y han vendido mucho, entonces me siento súper orgulloso del aporte que hicimos. Es una nueva forma de ver el retail, hacerlo sentir más hogareño, que invite y no que te haga sentir que entras a endeudarte, sino que te invite a vivir una experiencia. Y no que te segmente en un escritorio casi como un banco”, comenta.

Por otra parte, también han puesto el foco en la sustentabilidad, generando una interesante nueva propuesta de negocios, marcado por la reducción en el uso de materiales y gastos operativos a través de las islas modulares que minimizan los costos medio ambientales y también del cliente.

La misma experiencia de diseño se puede vivir en varios otros espacios comerciales que ha montado Casa Roca en estos 5 años de vida, destacando barberías, oficinas y boutiques.
“No nos cerramos a nada que tenga que ver con un buen diseño y el interiorismo siempre lo aplicamos a la arquitectura, siento que podemos diseñar un proyecto completo desde afuera hacia adentro. Los importantes desafíos que hemos enfrentado, sobre todo en este último tiempo, nos han hecho aprender un montón y queremos seguir disfrutando de armar espacios con identidad y de vincularnos realmente con nuestros clientes, ya sea para renovar o hacer sus casas o dar vida a locales comerciales, quiero estar siempre presente, lo más posible, en cada paso del proyecto junto a ellos y no transformarnos en un estudio sin alma, en una especie de inteligencia artificial que module las interacciones, sino que llegar a lo más profundo para crear experiencias únicas a través del diseño”, concluye Rodrigo Castro, el joven que hoy hace lo que siempre soñó.

Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *