Francie Campbell Sills se formó como arquitecta en la Universidad de Chile y durante más de 20 años ha conseguido experiencia en el rubro tanto en Chile como en Estados Unidos. Hoy lidera su estudio homónimo con el que aborda todo tipo de proyectos y ofrece un servicio integral que va desde la arquitectura hasta el interiorismo.

Como en muchos casos, esta relación con los espacios y el arte viene desde la infancia y así lo recuerda esta destacada profesional.

“Mi amor por la arquitectura y el diseño nacieron junto conmigo. Desde chica he desarrollado una capacidad de observación que sólo los artistas tienen. En mi caso me asombraba con la altura de los espacios, o con detalles como las vetas de la madera en los cielos de mi casa donde jugaba a descubrir nuevas formas. Sabía que era artista, sin embargo, desconocía la carrera. Llegué a ella más bien por casualidad”.

Revela también que su carrera se ha ido adaptando a las diferentes circunstancias que le han tocado vivir en el camino y que la han llevado por rúas impensadas.

“Mi camino ha sido bien de aprovechar las oportunidades. Mi primer trabajo fue en el año 2001 en una oficina de arquitectura en Nueva York, que se dedicaba a diseñar los aeropuertos de Estados Unidos. En ese entonces con mi marido y mi primera hija vivíamos en ese país por los estudios de post grado que él hacía. Cuando regresamos a Chile trabajé en varias oficinas de arquitectura reconocidas. Hasta que llegué a trabajar a una inmobiliaria como jefa del departamento de diseño. Fue ahí donde descubrí que el tema de los detalles y el interiorismo me apasionaba. Entonces pasé de desarrollar proyectos de gran escala a los de pequeña escala, me fascinó el detalle y el permanente cambio de las materialidades que van saliendo en el mercado, las nuevas soluciones y tendencias, es alucinante”, relata.

Tras ese periplo y tras años en diversas oficinas de arquitectura e inmobiliarias Francie forma su estudio en el año 2016 y lo define como un taller de sastrería.

“Mis proyectos son a medida. Busco que mis propuestas sean genuinas, que tengan “alma” y hablen por sí solas. Mis obras son provocativas. Transmiten una energía especial”. ¿Cómo lo consigo? Entendiendo el encargo a cabalidad a través del conocimiento del usuario y tomando las restricciones constructivas como herramientas de diseño”, explica la arquitecta.
Actualmente Francie Campbell Sills Arquitecta ofrece una asesoría integral de diseño que va desde la arquitectura al interiorismo, en el campo de la arquitectura residencial. Desde obras nuevas a remodelaciones e intervenciones menores como cocinas, baños, quinchos, home office y muebles a medida.

“Me encantan las transformaciones, volver a llenar de vida espacios deteriorados me parece un proceso tremendamente bello. Los detalles para mí son fundamentales, son responsables de la experiencia de quien habita los espacios. La elección de materialidades, el aprovechamiento de la luz natural, el rescate de elementos preexistentes para realzar el valor de la obra, el equilibrio en los recursos, el factor “wow”, son algunos de los elementos que siempre estarán entre mis prioridades”, dice con entusiasmo Francie.

¿Cómo definir su estilo de diseño? podríamos decir que “open mind”, ya que sus composiciones son diversas, complejas, genuinas, únicas.

“Mi estilo nace desde la escucha y no desde la imposición. Es por eso que son a medida. La gente me busca porque encuentra en mí una sensibilidad diferente, y eso es de gran valor para ellos. Abordo mis proyectos desde una perspectiva integral. Lo que busco es la coherencia entre el encargo, lo que busca el cliente y mi propuesta. Para mí la consistencia es determinante. Una obra debe hablar por sí sola”, afirma con solidez y determinación.

Actualmente mientras disfruta de sus trabajos en diversas zonas del país, tiene entre sus objetivos internacionalizar su carrera y volver, de alguna manera, al origen de ella.

“Me gustaría mucho explorar el mundo de las transformaciones en Estados Unidos. Es un pendiente que tengo. Me encanta aprender cosas nuevas y a la vez, creo que tengo mucho que aportar. Tengo que concretar este plan”, concluye Francie Campbell Sills, una arquitecta apasionada, genuina y con alma.

Algunos de sus proyectos favoritos los vemos a continuación en Rúa Salón.

Casa Los Guindos

Villarrica, Araucanía, Chile
Año: 2012
Materialidad: Madera
Superficie: 250m2

Nace del concepto de Casa Granero, donde los dos pisos se desarrollan en un volumen rectangular de madera negra por fuera y blanca por dentro.

El volcán se transforma en un elemento focal desde el interior y se abre hacia el norte para aprovechar la luz natural y las vistas.

Casa La Puntilla

Villarrica, Araucanía, Chile
Año: 2020
Materialidad: Madera y Panel Sip
Superficie: 190m2

Nace del concepto de Galpón industrial. Se desarrolla en un piso y se levanta como una sola envolvente, donde techos y muros se fusionan en una misma materialidad para responder a las restricciones del clima.

La espacialidad interior de altura y media en living comedor cocina con cerchas a la vista de color negro refuerzan el aspecto industrial de esta obra.

Casa Isla Lenox

Caldera, Atacama, Chile
Año: 2019
Materialidad: Acero galvanizado y Panel Sip
Superficie: 356m2

Este es un buen ejemplo de cómo optimizar un pequeño terreno de 200m2 para la construcción de una casa.

Emplazada en un sitio con una fuerte pendiente, la casa emerge en tres niveles para capturar las vistas al puerto y crear espacios en el interior abiertos y luminosos.

Su sistema de construcción se diseñó como un mecano, donde no hay soldaduras sino tornillos, para un timing de construcción rápido y eficiente en un lugar de escasa mano de obra.

Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *