La arquitecta María Jesús Arancibia, es la profesional detrás del estudio de diseño de Interiores Más34. Tras regresar de España montó su estudio en Santiago de Chile, pero actualmente por motivos familiares está radicada en la hermosa ciudad fluvial de Valdivia, desde donde busca seguir impactando con sus diseños.

Formada como arquitecta en la UDD Santiago, María Jesús se enamoró del área del interiorismo tras sus primeras experiencias laborales, por lo que decidió realizar estudios de post grado en Global Design en la Escuela de Diseño de Interiores, Arquitectura y Paisajismo Dmad, en Madrid, España.

Al egresar del estudio de pregrado trabajó en el área del retail y ahí profundizó su conocimiento y gustó por el campo del interiorismo. Finalmente, eso fue lo que la impulsó a viajar a Europa.

“La pandemia hizo complejo el proceso y a la vez me obligó a volver, pero alcancé a conocer ferias de diseño, tiendas y en parte la filosofía del diseño allá, donde se atreven mucho más a jugar con colores, formas, estilos y eso me sirvió harto para abrir la mente. El permanecer en contacto ahora con profesores y compañeros también me permite seguir profundizando en diversas áreas que aportan a mi crecimiento profesional”, indica María Jesús.

Fue mientras disfrutaba de esa experiencia y aprendizaje, en medio de la pandemia, que decidió formar su propio estudio de diseño.

María Jesús empezó prestando asesorías de decoración y diseño online desde España para clientes chilenos y eso dio pie para crear su marca +34, inspirada en el código telefónico de la “Madre Patria”.

Así nace la oficina de esta joven profesional que al regresar a Chile amplió su rango de acción.

“Cuando regresé, en 2021, realicé proyectos principalmente de decoración para conocidos y poco a poco se fue dando el boca a boca, el Instagram también fue importante y empezamos a realizar proyectos de remodelación más grandes”, comenta María Jesús, cuyo viaje por el mundo del diseño tiene conexiones creadas en su infancia.

“Siempre me moví en el ambiente como artístico. Mi mamá fue profesora de arte y tecnología y mi papá trabajaba en el área de la construcción, entonces siempre estuve como entre esos dos mundos. Ya más grande me decidí por la arquitectura y la verdad no me veo ahora haciendo algo distinto, siempre me gustó el área del diseño”, recuerda con alegría.

El viaje también ha incluido traslados reales, no sólo a España, sino que hace un año, luego de casarse y por motivos laborales de su esposo, se fue a vivir a Valdivia, desde donde hoy busca seguir marcando pauta y dejando huellas, no sólo en el Calle Calle sino que en las ciudades de los alrededores como Temuco, Osorno, Puerto Varas o Puerto Montt.

ESTILO +34

El uso de las maderas y otros materiales nobles, texturas y tonos orgánicos, la extensa utilización de plantas y la relevación de contrastes y toques de color son parte del sello de María Jesús y +34, que por otra parte se ve marcado por la flexibilidad y variedad de proyectos.

“Hay muchos diseñadores de interior que se destacan por un estilo en particular, pero yo he intentado que el diseño siempre vaya acorde con la personalidad del cliente, que sea un reflejo de quien va a vivir el espacio, que esa esencia le dé la impronta a la casa. Ciertamente uno aporta con detalles propios que marcan la intervención, pero finalmente lo que busco es que la personalidad del cliente se note en el interior”, explica la profesional que hoy ofrece servicios que le permiten llegar a diversos tipos de clientes.

“Mi idea siempre fue democratizar el interiorismo y la decoración, que no se considere un lujo, sino que todos puedan tener acceso a los servicios, por eso ofrezco diversas modalidades y por otra parte busco la manera de adaptarme al presupuesto del mandante de manera de que el resultado sea el mejor”, dice la decoradora.

“Incluimos al cliente en todo el proceso de diseño, explicando el porqué de cada decisión. Trabajamos con planes que se ajustan a las necesidades y presupuesto del cliente, permitiendo que pueda contratar un servicio que es visto solo para algunos. No solo diseñamos espacios, te enseñamos a entender tu estilo y cómo traspasarlo a tus espacios con soluciones de impacto positivo para ti y el medio ambiente”, cierra María Jesús, quien ha realizado proyectos en varios puntos del territorio nacional como los que revisamos a continuación.

Este proyecto se trata de la intervención completa de la casa de la propia María Jesús en Valdivia, a la que llegó hace aproximadamente 9 meses.

Si bien en un principio su foco fue sólo pintar y cambiar pisos, en el camino se fueron presentando varios problemas y también oportunidades para hacer de la remodelación un proyecto mayor.

En este diseño el verde es protagonista, ensamblandose con el entorno que la rodea. Destacan en este sentido la pared del living y la utilización de revestimientos en los baños.

Por otra parte, y siendo otro de los sellos de Más34, se reutilizaron varios muebles a los que se les dio nueva vida., así como también se recicló materiales para generar nuevos elementos.

“Tuvimos que cambiar el techo de una ampliación de la casa, que era con tejas de alerce. Las tejas ya no resistían al exterior, pero las reutilizamos como revestimiento en una de las paredes de la misma ampliación”, explica la arquitecta.

Este proyecto de intervención en un departamento tipo mariposa en la comuna de Providencia, con cocina abierta hacia el living, constó en realizar la decoración del dormitorio principal y el living con un estilo industrial/mid century, lo que generó un ensamble muy particular.

Se utilizó mucho detalle en dorado, fierro y variados acentos de color, como el que destaca con el papel mural de vegetación en la habitación principal. Por otra parte, los elementos antiguos dan un aire de lujo y sofisticación al proyecto.

“Fue un proyecto donde el cliente se quiso atrever con cosas que de verdad muy pocos se atreven y por eso tiene un significado especial para mí”, comenta María Jesús.

DEPTO CUMBRES / Santiago

Este proyecto tiene como foco la utilización de elementos naturales y orgánicos, destacando la gran presencia de plantas en diversos espacios.

El uso de maderas claras, papeles murales con motivos de naturaleza y fibras en sillas, alfombras o las puertas del bar generan una sensación acogedora y una uniformidad que con gracia se rompe gracias al uso del color.

“Se utilizaron distintos tipos y tonos de madera, algo que muchas veces genera un poco de miedo en los clientes pues piensan que no van a combinar, pero en este caso usamos roble, lenga, pino, y permitió dar fluidez al estilo orgánico que buscan los clientes”, señala la interiorista.

Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *